PSICOLOGÍA

La terapia es un lugar seguro en el que encontrarse con uno mismo y crecer. Para ello es necesario un vínculo de confianza donde se hace una intervención en la que la persona es la protagonista de su propio cambio de una manera activa. Todo ello se trabajará desde un modelo integrador basado en la Terapia de Aceptación y Compromiso, desde el cual el terapeuta se adapta a las demandas y necesidades de la persona. Es importante remarcar que cada persona es única y, por tanto, el camino hacia la mejora también lo es. En el proceso de terapia se abordará todo aquello que la persona considere necesario teniendo en cuenta el momento que atraviesa, potenciando sus fortalezas y generando herramientas para el afrontamiento de sus dificultades.