Cólico del Lactante y Osteopatía

Se estima que alrededor de un 20- 30% de los bebés padecen de “cólico del lactante”. La señal más evidente son los llantos ininterrumpidos durante 3 o 4 horas diarios, preferentemente por la tarde noche. Además, el bebé suele flexionar las piernas sobre el abdomen y cerrar los puños. Otra señal es la irritabilidad constante. Suele ocurrir a las 2 semanas del nacimiento y prolongarse hasta el 4º mes. La medicina tradicional desconoce las causas que producen el cólico del lactante. Los médicos aconsejan que la madre cuide la alimentación, elimine la cafeína, dar el pecho  y tomarlo en brazos. La intolerancia a la lactosa es el principal sospechoso de los cólicos en los bebés.

Durante la gestación ocurren grandes alteraciones en la fisiología de la madre que producen dolores, contracciones, vómitos, migrañas, dolores tensionales… Todas estas patologías se pueden tratar con osteopatía, aliviando los dolores y reduciendo inflamaciones.

Sobre el feto pueden aparecer compresiones debidas a las presiones dentro del útero. Así que las revisiones osteopáticas sirven a modo de prevención, aunque la mayoría de los tratamientos sean paliativos para la madre.

Antes del parto se pueden tratar las tensiones y nervios para relajar a la madre. Después del parto a la madre se le ayuda a reorganizarse y recuperar su estado anterior, y al bebé se le puede detectar lesiones y tratar los cólicos, entre otras cosas.

Muchos padres, desesperados con la situación, buscan alternativas a los consejos médicos tradicionales. Una de ellas es la osteopatía.

La Osteopatía y el bebé:

La osteopatía busca el origen de las dolencias en el organismo después de relacionarlas y identificarlas con el objetivo de eliminar el dolor que existe en el sistema y que perjudica el funcionamiento de los órganos. Con los bebés que padecen del “cólico del lactante” el tratamiento osteopático se centra en el cráneo del bebé o en el intestino, considerando que estas partes pueden ser el origen del dolor.

Una de las causas, defendidas por muchos osteópatas, del intenso dolor, tendría su origen el el parto ya que el cráneo del bebé se amolda a este canal para atravesarlo y salir. Por otro lado está el diafragma que al comprimirse y sufrir las rotaciones del cuerpo en descenso forzado por las contracciones del útero ve alterado su funcionamiento.

Desde el punto de vista osteopático, esto produciría una sobre excitación en los recién nacidos afectando el funcionamiento del diafragma, desequilibrando toda la zona del estómago.

El objetivo del tratamiento manual consiste en liberar las tensiones craneales y devolver la movilidad además del correcto funcionamiento de los órganos. Los beneficios se podrán notar desde la primera sesión: el bebé estará más relajado y los padres más tranquilos.

En fisioterapiaenpozuelo estaremos encantados en ayudaros en esta etapa tan importante y delicada para todos. ¡Os esperamos!

 

 

 

 

No hay comentarios

Responder

No se publicará tu dirección de email Los campos requeridos se marcan *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>