Dolor crónico

Existen dos tipos básicos de dolor, el agudo y crónico, los cuales existen importantes diferencias.

Dolor agudo:  predominantemente un síntoma o manifestación de lesión tisular (lesiones de la piel como corte, contusión o quemadura).

Dolor crónico: es una enfermedad en si mismo. Persiste durante un período de tiempo superior a los tres meses. Suele causar importantes problemas a los pacientes ya que repercute de forma negativa sobre su calidad de vida. La frecuencia de este dolor en la población adulta en España es muy elevada.

Posturas estáticas o dinámicas inadecuadas de nuestra vida diaria, sobretodo en el trabajo:

Estas posturas hacen con que nuestro cuerpo envíe señales dolorosas causando un espasmo muscular adicionando retracción fascial. Pasado el tiempo pueden llegar a causar puntos gatillos y compensaciones posturales para adaptar la estructura a un nuevo punto al cual funcionalmente no duele pero biomecánicamente sabemos que no es correcto y que a futuro causaran lesiones articulares-óseas empeorando cada vez más el dolor.

Causas frecuentes del dolor crónico: el dolor articular (artritis y artrosis), lumbar y cervical, muscular, oncológico con afectación musculoesquelética, por lesión nerviosa, de origen vascular, el crónico visceral, etc…

¿Como puede ayudar el fisioterapeuta en estos casos?

  • Manipulación de los tejidos blandos del cuerpo;
  • Estimulación vibratoria;
  • Movilizaciones articulares;
  • Programas de ejercicios físicos;
  • Radiofrecuencia;
  • Relajación;

Si sufres algún tipo de dolor crónico, consulta con uno de nuestros fisioterapeutas, le podemos ayudar a recuperar su bienestar.

No hay comentarios

Responder

No se publicará tu dirección de email Los campos requeridos se marcan *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>